Guía de Transformaciones Estéticas
medicina estética

Blefaroplastia Química rejuvenece tu mirada

En tiempo de pandemia y de cubre bocas la expresión de la mirada es fundamental.

El problema es que cuando se ven ojos tristes, con bolsas de grasa, arrugas en los párpados o con ojeras esa mirada aparece avejentada.

Hasta ahora ese cuestión se solucionaba con una cirugía de párpados. Centros B&S está desarrollando una nueva técnica, la Blefaroplastia Química, no quirúrgica que no deja cicatrices.

Centros B&S está desarrollando una nueva técnica, la Blefaroplastia Química, no quirúrgica que no deja cicatrices

Los candidatos

Es ideal para personas que tienen arrugas en los párpados, flaccidez en la piel, ojeras marcadas o bolsas de grasa y para quienes desean mejorar su aspecto sin pasar por una cirugía de párpados sin el riesgo de las cicatrices.


Cómo es

Es una sencilla técnica que no se realiza en quirófano, sino en consultorio, es ambulatorio. El especialista, previa limpieza de la piel del párpado, aplica una fórmula especial de “peeling medio” localizado y lo deja actuar unos segundos. Este “peeling medio” provoca una descamación de la capa superficial de la piel (la epidermis dañada) de forma controlada que puede ser de TCA (acido tricloroacetico) o de Fenol según el tipo de piel. A continuación, se aplican unos polvos cicatrizantes que aceleran la cicatrización durante los primeros días, con lo que la piel dañada se descama antes y se sustituye por piel regenerada sin arrugas ni manchas. Se utiliza una anestesia tópica sobre la piel, de un modo muy sencillo.

Algo importante: es necesario usar protector solar durante algunos meses hasta que la piel se ha normalizado

En el caso de las bolsas de los ojos, el peeling diluye parte del tejido adiposo ocular, eliminando el volumen de grasa y llevado la posición de la piel a una situación más cómoda.

Si el problema es de ojeras hundidas se aplica una solución química para crear una estructura de relleno para mejorar el aspecto y desaparecer esa mirada cansada y deprimida.

Este tratamiento logra una regeneración de la epidermis sin arrugas ni flaccidez.

Cada sesión dura alrededor de 10 minutos. Por lo general, requiere de 2 a 3 sesiones, de acuerdo a lo que se quiera modificar.

Luego de cada sesión es recomendable aplicar una pomada epitelizante durante una semana. Durante los primeros 5 días la piel puede oscurecerse, es normal, por eso conviene usar anteojos oscuros. Al segundo día –señala el Dr Guillermo Blugerman, director de Centros B&S- la piel dañada comienza a descamarse y aparece la nueva piel tersa y rosada.

Algo importante: es necesario usar protector solar durante algunos meses hasta que la piel se ha normalizado.