Guía de Transformaciones Estéticas
misceláneas

Signos de la rotura de un implante mamario

Para dar tranquilidad a nuestras lectoras, Guía de Transformaciones Estéticas decidió consultar con una voz autorizada y conversó con el doctor Diego Schavelzon, director de Centros B&S.

Ante todo tenemos que tener claro que, si bien los implantes mamarios que se usan en la actualidad son bastante seguros, no son para toda la vida, tienen fecha de caducidad, por lo general no duran más de 10 años una vez colocados.

Las prótesis mamarias no duran más de 10 años una vez colocadas

Como no duran toda la vida, expresa Schavelzon, es importante que la paciente se haga anualmente estudios como la resonancia magnética y la ecografía. “El 100% de los implantes se va a romper, aunque no se sabe en qué momento, pero alrededor del 6% se rompe en los primeros 10 años de colocado.”

¿Por qué se rompen? habitualmente por desgaste del material con que están hechos, también puede ocurrir que se arruinen por diversos traumatismos o por defectos de fabricación, cosa que es muy poco usual.

Por lo general no hay síntomas de rotura, pero los más habituales son: diferencias o asimetrías entre una mama y otra; puede aparecer una deformidad en el pecho o cierto endurecimiento de la mama

En la mayoría de los casos, el gel de silicona de un implante roto permanecerá dentro de la cápsula de tejido formado por el cuerpo alrededor del implante. Esto se conoce como ruptura intracapsular. Como puede no haber síntomas, ni físicos ni visuales, este tipo de ruptura puede pasar desapercibida durante varios años. Cuando el gel de silicona se mueve fuera de la cápsula, la forma del seno puede ser alterada. En algunos casos, el gel migrará fuera del seno y se acumulará en el pecho, la axila o el área del brazo para formar pequeños bultos. El área alrededor de estos puede sentirse adolorida y sensible. Este tipo de ruptura se conoce como “extracapsular”.

Las rupturas de gel de silicona suelen ser de acción lenta, lo que significa que el material se filtra en un período de meses o años. Por lo general no hay síntomas, pero los más habituales son: diferencias o asimetrías entre una mama y otra; puede aparecer una deformidad en el pecho o cierto endurecimiento de la mama; también pueden detectarse problemas clínicas.

¿Hay que retirarlos con urgencia? No es urgente, pero es importante, no es necesario salir corriendo a extraerla. Hay un margen de tiempo, pero es imprescindible cambiarla. Schavelzon destaca que si permanece demasiado tiempo rota dentro del organismo es posible que las células corporales comiencen a fagocitar el material y a distribuirlo por el resto del organismo.


El cambio de prótesis

Generalmente el cirujano coloca la nueva prótesis en el lugar donde estaban colocada la otra en el momento en que extraer la anterior. Para eso es necesario realizar una limpieza quirúrgica a fondo en el bolsillo que la alberga y puede que sea necesario extraer la cápsula que rodeaba el anterior implante. Esta segunda intervención suele ser menos dolorosa que la anterior porque el bolsillo ya está hecho, de modo que solo se sienten las molestias de la cicatriz.

Por todas estas razones, concluye Schavelzon, es importante acudir a un cirujano plástico especializado debidamente especializado.